Sentir la plenitud: aprender a alimentar el alma

Facebooktwitterlinkedin

En estos días España entera se ha estremecido con la noticia de la muerte repentina de una reconocida actriz. De repente los medios resaltan otro hecho grave que está ocurriendo: más de una decena de personas se suicidan cada día en el país. La terrible situación en que se encuentra la asistencia a las enfermedades mentales es verdaderamente alarmente. En una sociedad preocupada por ver lo que hay de piel para fuera, que destaca el postureo y las apariencias, no extraña que el cultivo de la estabilidad emocional se deje de lado. Las emociones auténticas no se transmiten en una pantalla, donde todo puese ser falseado para escenificar estados de ánimo que atraigan likes y potencien las ventas. El alma, lo que va más allá del físico y las apariencias, necesita ser alimentada. Precisamos trabajar el sentir la plenitud existencial para alimentar el espíritu, o sea, dar sustancia a nuestra mente y fortalecerla para que sea capaz de proporcionarnos bienestar emocionar. Es muy importante no dejar de lado esa parte psicológica de todo ser humano.

Alimentemos el bienestar emocional. -Olivier Rodríguez.

¿Qué podemos hacer para cuidar la salud mental?

Para empezar, aprendamos todo cuanto podamos sobre nosotros mismos. Estamos acostumbrados a vivir en ambientes tan ruidosos que cuando nos encontramos a solas con nuestros propios pensamientos nos sentimos seres extraños, a pesar de que la compañía de nuestros ser interior ha estado a ahí desde los primeros dias de vida. No temamos pensar, deducir, percibir nuestra esencia. Las preguntas ayudan. Siempre respondemos a los estímulos de una forma u otra, pero… ¿Sabes porqué has actuado como lo has hecho en un momento determinado? Las acciones expresan mucho más de quienes las realizan de lo que pensamos. ¿Qué siento en este momento? Porqué estoy feliz, triste, ofendido, eufórico. La meditación activa sobre estas cuestiones, al menos durantes unos minutos al día puede convertirse es un hábito casi tan importante como la alimentación.

Consejo uno: Practica la meditación activa al menos unos minutos al día. Hazte preguntas e implícate en las respuestas, para aprender sobre ti mismo/a en cada momento.

Practica la meditación activa. -Olivier Rodriguez.

¿Sabes darte amor a ti mismo/a realmente?

¿Qué hacer con la información que obtienes en tus meditaciones activas y durante el día a día? Pues utilizarla a tu favor para mejorar lo que tengas que mejorar. Encausarnos mentalmente significa caminar a nuestro ritmo, sentirnos a gusto con nuestra forma de ser actual, mejorar. ¿Sientes que te has estancado? Pues construye un plan para seguir creciendo. ¿Quieres realizar un cambio vital? Planea estrategias para lograrlo. La vida es continuo movimiento, pero algunas personas no lo ven así y se estancan; como el mundo sigue girando se sienten desorientados. Es importante que tengamos una visión ámplia sobre quiénes somos para nosotros mismos. De ahí que responder a la pregunta ¿Sabes darte amor realmente? es fundamental. Quererse es mucho más que abandonarse a todos los caprichos que surjan. Es cuidarse a si mismo y ser consecuente con esa idea. Por ejemplo, si te cuidas, es lógico que también cuides de tus seres queridos, puesto que así se construyen lazos familares sólidos. El amor a si mismo/a significa buscar el equilibrio siempre. No hacer ni hacerse daño. Tratar de encausar las energías negativas hacia logros altruistas y obtener toda la sustancia posible de las energías positivas.

¿Sabías que existe un libro que trata de sobre los primeros 50 días de la pandemia en España? El Maldito Virus es parte de la historia.

Consejo dos: Aprende a quererte de verdad. Conviértete en fuente de inspiración para ti mismo y trata de obtener lo máximo de las energías positivas y disminuir la influencia de las negativas. Eso se logra meditando activamente y estando alerta para sustituir hábitos perjudiciales por sus opuestos.

Aprende a expresar con el corazón para mejorar tu estado emocional. - Olivier Rodríguez.

La importancia de comunicarnos con los demas.

Comunicarse es expresar, escuchar y meditar. Los enemigos de la comunicación efectiva son el estrés, las prisas, la superficialidad a la hora de entablar comunicación, el olvidar que lo que es humano para una persona lo es para otros, el ponerse barreras a la hora de desahogar nuestras preocupaciones o alegrías. Hay que expresar. A veces hay que dar un buen grito para que nos oigan, pero antes de llegar a ese extremo, hay que saber dialogar con la pareja, hablar con los padres, disfrutar de las conversaciones con los amigos. Sentirse escuchado difumina las angustias. Escuchar a otros nos enseña más sobre nosotros mismos de lo que creemos. Meditar amplía nuestros horizontes y nos revela que no estamos solos. que no somos seres exclusivos. Que nosotros sufrimos y somos felices al igual que otros sufren y son felices. Sentir que formamos comunidad con el universo nos aporta fuerza y motivación. Creo que los beneficios de aprender a comunicarnos de verdad con los demás también nos ayuda a mejorar la conversación íntima con nuestro yo. Nos libra de mucha basura mental y encausa con eficacia nuestra energia interna.

Consejo Tres: Comunicarse va más allá de las palabras. Cuatro bocablos bastan para expresar y miles sirven para no decir nada. Aprende a expresar y verás cómo incrementas tu bienestar emocional.

Concusiones. La vida es dura, pero apasionante. Se trata de una gran aventura que nos han dado para ser experimentada al máximo. Como sucede con un río salvaje, a veces aparecen obstrucciones: árboles caídos, derrumbes, inundaciones que lo desbordan… pero siempre regresa el río a su estado original, pero con aguas renovadas. Así, cuando cuidas tu fuerza emocional, te conoces a ti mismo y te ofreces tanto amor como puedas, a pesar de lo que el mundo te diga, siempre estarás alimentando el alma, lo que no es más que mejorar el conjunto global de tu vida.

Comunicarse es expresar, escuchar, meditar. Los enemigos de la comunicación efectiva son el estrés, las prisas, la superficialidada a la hora de entablar comunicación, el olvidar que lo que es humano para una persona lo es para otros, el ponerse barreras a la hora de desahogar nuestras preocupaciones o alegrías.

Olivier Rodriguez.

2 comentarios en «Sentir la plenitud: aprender a alimentar el alma»

  1. Hola amigo, excelente articulo, es lamentable que en España tengamos un promedio de 10 suicidios diarios. Pienso que hay varios factores, que tu los mencionas muy bien en tu artículo, aunque para mi es que vivimos en una sociedad muy fría, en la que por una parte el gobierno promueve la eutanasia y el aborto (muerte) por otra una sociedad que se ha vuelto atea, no cree ni en Dios ni en el alma, por lo que no tiene temor a la muerte. Saludos cordiales desde Canarias España.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.