Mirador de Lanjarón – Granada.

Facebooktwitterlinkedin

Historias viajeras. Conocemos algunos encantos de Lanjarón, Puerta de la Alpujarra.

Apenas entrar en la villa de Lanjarón, pueblo famoso en toda España por la calidad de sus aguas y la belleza sin par de la localidad, descubrimos el paqueño parque que acompaña la senda del Mirador de Lanjarón, lugar que invita a sentarse en uno de sus bancos a contemplar la belleza tranquila de sus montañas y barrancos empinados. La vista se pierde con gusto y deleite, si nos dejamos embriagar por ese no sé qué especial que abraza al viajero que recorre las tierras andaluzas. Arte, historia y belleza se mezclan con la exquisita fragancia de las flores y verde vegetación que nos embelesa y alegra el paseo. Un poco más adelante descubrimos la hermosa Fuente de las Adelfas, primera para nosotros porque es la que vemos antes que cualquier otra. Llegan varios paisanos con sus garrafones vaciós en busca de la preciada agua de Lanjarón. Agunos dicen que no sólo es buena para aplacar la sed: también posee propiedades medicinales. ¡Estamos sedientos! Así que también nos acercamos a los agradables caños a lavarnos las manos y a beber los primeros sorbos del agua de Lanjarón, nacidas en las profundidades de sus montañas.

El parque del Mirador de Lanjarón, parada obligatoria para quienes desean conocer la belleza de este maravilloso pueblo de Granada. Fotografía: Olivier Rodriguez.

Segumos haciendo camino a lo largo del Mirador de Lanjarón. Las casas a un lado, al otro, farallones paradiasiacos que nos ayudan a descansar la vista, sin nada que la estorbe que no sea la delicia del hermoso y encantador paisaje granaíno. Vemos una fuente de chorros, de esas que se construyen para alegrar la vista y de nuevo hacemos parada para fotografiarla y disfrutar unos minutos del sonido de los chorros. El plan de viaje incluye pasar un par de horas en el Parque El Salao, otra de las maravillas de la localidad, dispuestos a respirar el suave aroma de los eucaliptos que abundan en el parque. La naturaleza de Lanjarón es verde, agradable y exuberante. El agua es protagonista siempre, cosa que me alegra el alma.

Al igual que muchos otros pueblos andaluces, Lanjarón y sus habitantes adoran las plantas, el color de las flores, el olor de sus maravillosos perfumes Es un detalle que no debe pasar desapercibido para el viajero avispado, porque muchas veces nos dejamos embrujar por la atracción de las viejas edificaciones, de los rancios castillos y los jardines afrancesados, pero olvidamos respirar el espíritu que alberga cada lugar, que no es más que el que libera su propia naturaleza. Detenernos, mirar y respirar, para sosegarnos un instante eterno en la belleza de cada lugar y abrir la mente para que su espírito único nos abrace un poco. Muchos piensan que son tonterías, pero no lo pienses, hazlo. Verás que la magia de viajar es más que lo que vemos o nos encontramos en el camino.

Seguimos atentos a los detalles en nuestra primera visita a Lanjarón. Caminamos por la vía principal del pueblo. Pasamos por delante de la fachada del Balneario de Lanjarón, (cerrado por exigencias de la pandemia el día de nuestra visita) . Nos acercamos a la senda que conduce al famoso Museo de la Miel. Soy un apasionado del néctar de los dioses, qué le voy a hacer. Pero nos dicen que también permanece cerrado. Así que nada. A regresar al coche para ir darnos una vuelta por el pueblo y buscar un lugar dónde comer algo típico de la famosísima Alpujarra granadina. Tuvimos la suerte de toparnos con La terraza Lanjarón. Buena comida a precios cómodos. Las vistas, como en todo el pueblo, es lo que más agradezco. No puedo evitar extasiarme a cada instante. Es lo que tienen los espíritus agradecidos por los hermosos momentos que la vida nos regala. Lanjarón está lleno de tesoros. Me doy cuenta de lo poco que hemos visto en este primer encuentro. ¡Ya queremos volver!

Detenernos, mirar y respirar, para sosegarnos un instante eterno en la belleza de cada lugar y abrir la mente para que su espírito único nos abrace un poco. Muchos piensan que son tonterías, pero no lo pienses, hazlo. Verás que la magia de viajar es más que lo que vemos o nos encontramos en el camino.

Olivier Rodriguez.
A %d blogueros les gusta esto: