Los encantos de la costa del Azahar

Facebooktwitterlinkedin

Llegamos a la Costa Azahar (mar Balear, mediterráneo castellonés) con ganas de playa, sol, agua salada y ese aire tan agradable que regalan las playas españolas y sus pueblos mágicos, pero nos fuimos maravillados con el encanto de su gente, la belleza de sus poblaciones y el grandioso atractivo que diferencia cada uno de los rincones playeros que hemos visitado. Hemos escuchado en Benicasim que las playas Castellonenses son algunas de las más desconocidas, sobre todo por los turístas nacionales. Eso sí, son muy visitadas por ingleses y alemanes, que no dudan en reservar con tiempo sus vacaciones en estas paradiasiacos destinos. Hoy hacemos un resumen de parte de lo que podrás leer en los siguientes posts, en nuestra experiencia viajera por una ínfima parte de los 120 kilómetros de extensión de Costa del Azahar. Escribiremos notas importantes sobre el hotel donde nos alojamos, hablaremos sobre cuál es el mejor restaurante para comer en Benecasim, localidad muy conocida por su festival de música y que ahora se abre al mundo con algunos paraísos de arena fina, y comentaremos muchas opciones culturales y fantásticas rutas repletas de vistas espectaculares, ideales para liberar estrés y recargar las pilas con la mejor dopamina. Si te apetece descubrir lugares de España que quitan el hipo con sólo mirarlos, no te pierdas esta serie de nuevos blogs de La Revista de Olivier Rodriguez. Si prefieres ver vídeos, también podrás disfrutarlos en el Canal Explorando con Olivier, así que te recomiendo suscribirte para no perderte ni uno sólo de los capítulos de esta experiencia veraniega.

Imagen marina tomada desde Peñíscola, localidad castellonense que ofrece lugares hermosos para disfrutar del mediterráneo español. Fotografía de Olivier Rodriguez.
Vista marina desde Peñíscola, una de las localidades que estaremos comentando. Fotografía: Olivier Rodríguez.

La costa del Azahar es mucho más que playas. ¡Descubrámosla juntos!

Sí, sus playas son maravillosas y te recomendaremos algunas de las mejores. Pero la Costa del Azahar es más que arena fina o playas de roca. También es sinónimo de naturaleza exquisita y vistas impresionantes, como las que se disfrutan desde la Vía Verde, una senda reciclada en lo que fue antes la vía del tren y que ahora es aprovechada por ciclistas y senderistas para disfrutar de seis kilómetros de naturaleza que sólo puede definirse como dicen los ingleses: breathtaking nature, en la que descubrirás momentos fotográficos magníficos, lugares apacibles para descansar y hacer picnic, rincones mediterráneos que te harán olvidar la ciudad y sentirte explorador afortunado y reconcialiado con la vida. ¿Eres amante de las experiencias museísticas? también tenemos un regalo cultural. El Museo del Azulejo de Onda posee una colección de arte en cerámica que deja a todos con la boca abierta. ¿Quieresd más? lo tendrás.

Peñíscola. Escenario de Juego de Tronos y de grandes experiencias veraniegas

¿Porqué elegir la ciudad de Peñíscola para veranear? Por muchas razones. Una de ellas es que se come delicioso y a buenos precios. ¡Todos tenemos que comer, así que este factor es de vital importancia! La localidad de Peñíscola ofrece a los turistas uno de los grandes escenarios de Juego de Tronos en sus sexta temporada: el Castillo del Papa Luna (benedicto XIII de Aviñón) edificado por los famosos templarios y que sorprende por el importante trabajo de conservación que se realiza en el mismo. Hay que subir al casco antiguo sí o sí, porque es una de las mejores formas de disfrutar de la localidad, sus sensacionales vistas y el encanto de sus calles intrincadas, siempre coloridas y llamativas.

El caso antiguo de Peñíscola, coronado por el Castillo del Papa Luna es un tesoro turístico y cultural que no debes perderte. Fot. Olivier Rodríguez.

Benecasim. ideal punto de partida para descubir la Costa del Azahar

A muchos festivaleros sonará Benecasim por sus jornadas de conciertos. También se trata de una localidad que invita al descanso, a la exploración atenta y al disfrute de las agradables aguas del Mediterráneo. Esta localidad ofrece a los amantes del sol unos seis kilómetros de playa, cada tramo con nombre propio y encanto especial: Playa de Heliópolis, playa Torre de San Vicente, playa de Voramar, son algunas de ellas. Al pasear por el paseo marítimo, el viajero debe detenerse a contemplar la llamada Senda de las Villas, detallando las casitas hermosas que algunas familias emblemáticas del lugar construyeron para sus vacaciones de verano.

Playa de Heliópolis, Benicasim. Fotografía de Olivier Rodríguez.
Playa de Heliópolis, Benecasim. Paraíso para los amantes del bronceado y las aguas mediterráneas. Fotog. Olivier Rodríguez.

Villafamés ¡Un encanto de pueblo de montaña con aires mediterráneos!

Calles floridas y zigzageantes dan la bienvenida al viajero en Villafamés, localidad valenciana que te recomiendo visitar, si quieres disfrutar al máximo de tu paseo por las villas con encanto del mediterráneo castellonés. Realmente es una pasada recorrer sus calles, detallando rincones interesantes y originales, extendiendo la vista hacia las montañas, con ese verdor magnífico que siempre sorprende. Si quieres comer un plato típico, detente un momento en restaurante El Rullo (Carrer la Font, 2, Vilafamés). Nosotros pedimos la Holleta de Villafamés, plato contundente y repleto de sabores que recordarás con placer, ideal para días intensos, que exijan gastos extras de energía.

Villafamés, Comunidad Valenciana. Un pueblo bonito de España que sin duda te encantará. Fotog. Olivier Rodríguez.

Como puedes ver, la Costa del Azahar es perfecta para disfrutar de unas buenas vacaciones de verano, nadando en el mediterráneo y celebrando la vida explorando destinos con encanto y degustando deliciosos platos de la exuberante gastronomía valenciana. La lista de destinos fabulosos continúa y no es sencillo, ni recomendable, reseñarlos en el mismo artículo, así que los iremos compartiendo en nuevas entregas semanales. ¡Felices vacaciones!