El arte de emprender está al alcance de todos

Emprender es una aventura para la que todos estamos creados, pero muy pocos preparados. Cuando quieres hacer algo importante, que sabes que vale mucho para ti, aparecen enemigos por todos lados dispuestos a hacerte las cosas difíciles. ¿Te suena esta historia, verdad? Le pasa a un gran porcentaje de la población mundial, así que no estamos solos en la aventura. Este artículo intenta decirte que si deseas emprender (crear un negocio, estudiar, escribir un libro, cambiarte de ciudad, etc) y sientes que hacerlo es prioritario para tu bienestar emocional y plenitud, tienes todas las herramientas para lograrlo, aunque no lo creas así. Sigue leyendo y verás.

Primero lo primero: Saber que se puede emprender y no pasa nada si fracasamos.

¿Porqué hay tan pocas personas que se atrevan a emprender caminos que le conduzcan a su realización personal? Esta pregunta es importante, porque de su respuesta, pese a que muchos le den ínfimo valor, depende que nuestras logros y experiencias en la vida sean grandiosas o mediocres. En la vida, la experiencia siempre aporta un nivel superior, trátese de un joven de veinte años o un anciano de ochenta. Pero la experiencia no está valorada como debería estarlo en nuestra sociedad. Cuando eres joven te prohiben hacer cosas o son mal vistas por tus familiares, cuando eres mayor te das cuenta de lo que vale, pero muchas veces es demsiado tarde para intentar lograr tus sueños. ¿Y entonces qué hacemos?

Algunos de los mensajes negativos que nos lanzan los demás, seres queridos y no tan queridos.

  1. ¡No lo hagas, es peligroso!
  2. Si vuelas de casa podría pasarte algo malo.
  3. Para qué quieres ser cantante (actor, escritor, pintor…), ¿Para pasarte la vida siendo pobre?
  4. Tranquilo, hay tiempo para todo. Por ahora, estudia una carrera «normal».
  5. Quiero que seas feliz, no te veo haciendo eso.
  6. ¡Jamás lo lograrás…no tienes el talento necesario!
  7. Para eso hace falta dinero, irse a otro país, alejarte de tu familia…

La respuesta a la pregunta ¿Porqué hay tan pocas personas que no se atreven a emprender caminos que le lleven a su realización personal? es diferente siempre, pero casi todas las veces se trata de ampliar horizontes personales y no esperar resultados a corto plazo. La realización de una persona (el sentimento de que eres lo mejor que te ha podido pasar en la vida, así me gusta definirlo), es algo que se va adquiriendo con el tiempo, por lo que cada recurso, cada vivencia o aprendizaje es de vital importancia. ¡Hay que atreverse a vivir, experimentar, cambiar de aires y equivocarse tanto como podamos! Cometer errores sólo significa una cosa: que vas en el camino correcto.

Vivimos en una sociedad que valora lo supuesamente seguro, pero en la vida realmente nada lo es. Por lo tanto, deberíamos ser más comprensivos con la gente y tratar de no romper las ilusiones a nadie (sean hijos, padres, hermanos o amigos), sino de incentivarlas. Emprender nuevas aventuras artísticas, profesionales o cambiase de país en busca de nuevas metas… Todo es posible si sabemos dirigir nuestros pasos con eficacia hacia ello. Emprender significa romper muros y optar por vivir la vida que queremos, pese a lo que los demás puedan pensar. ¡O pese a nuestros propios miedos!

Para emprender con éxito es necesario romper barreras, las que nosotros creamos y las que nos imponen los demás, pese a lo que la gente pueda decir o pensar. Fotografía: Pixabay.

El miedo al fracaso y el dar mucho peso a la opinión ajena es un freno importante a nuestro crecimiento

Amamos a nuestras familias. No deseamos estropear la percepción que de nosotros tienen nuestros padres. El amor por los amigos, etc. Todo eso forma parte de la vida y es normal no querer desairar o llevar la contraria a quienes más amamos. Pero, bien pensado, esa forma de pensar se cae por su propio peso, sencillamente porque todos tenemos la obligación de realizarnos tanto personal como profesionalmente. Una cosa es que desees quedarte al lado de tus padres, porque eso te hace feliz y otra cosa es sentir que les amas, pero que sabes que tienes una vida con anhelos diferentes y que comprendes que debes volar del nido para realizar tus planes. Creo que ambas situaciones son comprensibles e importantes, pero volar es lo normal. Conque exista un pequeño deseo propio de hacer cosas importantes y progresistas, debes hacerlas, porque tu vida merece el cambio, la posibilidad y el logro.

Ser emprendedor, en el sentido menos económico, es atreverse a concretar ideas, pese a lo complicado que pueda paracer al principio realizar ese objetivo. Para alcanzar metas es importante actuar. Ese es el verdadero punto que lo transforma todo. Dejar de pensar y hacerlo. También es lo que de verdad nos fortalece como personas.

Cada persona es un mundo distinto repleto de posibilidades. ¡Que no te moleste ser diferente, porque es esa cualidad la que puede llevarte al éxito!

La realización de una persona (el sentimento de que eres lo mejor que te ha podido pasar en la vida, así me gusta definirlo), es algo que se va adquiriendo con el tiempo, por lo que cada recurso, cada vivencia o aprendizaje es de vital importancia. ¡Hay que atreverse a vivir, experimentar, cambiar de aires y equivocarse tanto como podamos! Cometer errores sólo significa una cosa, que vas en el camino correcto.

Olivier Rodríguez.

Después de toda esta charla. ¿Qué conclusiones podemos obtener?

  • Sabes que lograr los sueños y metas es posible en la vida. ¡Sólo tienes una vida, así que merece todo el esfuerzo que hagas!
  • Valora los consejos, pero en definitiva, son tus objetivos. Nadie va a lograrlos por ti. ¡Tampoco van a regalártelo!
  • ¿Es dífícil crecer? Casi siempre. Basta con que tengas un camino bien decidido para que las cosas se te pongan difícil. ¿Es sufiente eso para que te eches atrás y abandones tus prioridades? Espero que no.
  • Cada experiencia en la vida es importante. Muchos grandes actores han tenido trabajos que no les gustaban mientras se pagaban sus estudios de actuación, por ejemplo. La vida se trata de ir poniéndo escalones de experiencia y posibilidades.
  • Busca aliados. Una pareja que te entienda. Amigos relacionados con el tema que te gusta. Un maestro. No hagas de tus sueños una vida solitaria. Recuerda que si tienes tus objetivos en mente, todo puede serte útil.
  • Mantén un cuaderno de ideas. Escribir lo que deseas, hacer mapas, buscar información. Todo eso ayuda a acercarte a tus objetivos de convertirte en un emprendedor.
  • Lo más importante, ya para finalizar, es que vivas. No desdeñes nada y mantente abierta/o a las posibilidades. La vida puede dar todas las vueltas que quiera, pero el emprendedor sabe volver a su camino en el momento adecuado.