Benicasim. Descubrimos los encantos de la costa del azahar.

Facebooktwitterlinkedin

Playas de arena. Playas de piedra. Un paseo marítimo donde disfrutar de atardeceres agradables y relajantes, además de encontrar excelentes restaurantes. Si a eso sumamos el placer de disfrutar de las maravillosas aguas del mediterráneo, el cóctel de verano es de lo más especial. Benicasim nos espera.

Vista de Benicasim (Castellón) y sus playas desde la Vía Verde del Mar. Fotografía: Olivier Rodriguez.

Costa del azahar. Descanso de calidad en una de las zonas turísticas más hermosas de la Comunidad Valenciana.

Benicasim, localidad muy conocida en España por el FIB (Festival Internacional de Benicasim) y sus conciertos, es famosa fuera del país por la tranquilidad de sus playas y el ritmo agradable de sus vacaciones. Sus playas gozan de gran valor entre los amantes del sol y la tranquilidad, que abarcan unos seis kilómetros de playas que, bajo diferentes nombres, abarcan un paisaje de gran belleza, donde la arena blanca de algunas playas contrasta con otras más rústicas y la mirada se pierde entre aguas azules o verdes, según sea la hora del día.

La playa de Heliópolis (Benicasim) espera pacientemente el inicio de la temporada de verano. Fotografía: Olivier Rodríguez.

Playa Heliópolis. Una buena comida o cena después de nadar y tomar el sol.

La playa de Heliópolis, también llamada Eurosol por los residentes, es una de las más visitadas por los turistas que visitan Benicasim en busca de sol y unas horas de nado. La playa está bien acondicionada: dispone de duchas para el cuerpo y los pies, caminerías y bancos. También hay baños públicos. Esta playa se encuentra a lo largo de una de las zonas de restaurantes más interesante de la localidad. Uno de los restaurantes que más nos agradó en el paseo marítimo fue Casa Sergio, donde degustamos pescadito frito y buenas ensaladas. Pero si quieres comer paellas o arroz negro al mejor estilo mediterráneo, recomiendo que te pases por restaurante Les Barraques (Gran Avenida Jaime 1. 217-A. Villas de Benicasim. Castellón). Sus arroces a la leña son exquisitos. Eso sí, es mejor reservalos el día anterior para evitar sorpresas.

Benicasim cuenta con playas maravillosas, con entornos amigables para toda la familia. Fotog. Olivier Rodríguez.

Benicasim. Playas y más playas para tus momentos de relax.

A la ya mencionada playa de Heliópolis, se suman muchas otros arenales o roquedales que hacen las delicias de los bañistas y amantes del mar. Benicasim tiene encantos para todos los gustos. Por ejemplo, la playa de Torre de San Vicente, ubicada frente a una hermosa zona del paseo marítimo y restaurantes. La playa de La Almadraba ofrece entornos agradables y poco oleaja, con vistas a las hermosas villas de la costa, que también veremos desde la playa de Voramar, donde se puede alquilar una piragua para dar un agradable paseo marítimo. Subiendo la cuesta, destrás del llamativo hotel Voramar se puede acceder a la no menos pintoresca Vía Verde del Mar, unos seis kilómetros de senda verde con vistas impresionantes hacia el Mediterráneo, de visita más que recomendada.

El llamado Biarritz Valenciano, la zona de las villas, es una ruta muy interesante en Benicasim. Fot. Olivier Rodríguez.

Hermosas vistas de Benicasim desde las alturas de la Vía Verde del Mar

Visitar Benicasim y no recorrer la Vía Verde del mar es como no haber estado. El recorrido es fácil de realizar andando, aunque muchos prefieren hacerlo en bicicleta. Esta senda, antiguas vías del tren, ofrece entornos maravillosos que ayudan al viajero a relajarse y descubrir la inmensa belleza del mediterraneo y sus costas.

La Vía Verde del Mar es una agradable manera de hacer deporte descubriendo la belleza del Mediterráneo valenciano. Fotog. Olivier Rodríguez.

Visita el centro de Benicasim y completa tu visita a esta hermosa localidad valenciana

Y, por supuesto, ya que estamos en Benicasim, visitar el centro de la localidad es de alta prioridad, para llevarnos una idea más completa sobre la belleza de la Costa del Azahar, sus habitantes y localidades. descubrirás un entorno apacible que invita a disfrutar de sus monumentos, restaurantes y jardines a paso lento.

Centro de Beinicasin (Castellón). Un paseo por la villa nos deja recuerdos memorables. Fotogr. Olivier Rodríguez.