Madrid. Anhelante y unida ante la crisis del coronavirus.

La ciudad de Madrid no está solitaria. Simplemete permanece unida, cumpliendo el confinamiento como el arma más eficaz y necesaria para detener la pandemia del siglo que nos ha caído con violencia, la del Coronavirus. Asi se ve la ciudad en estos dias de lucha.

Avenida de Madrid durante estos días de confinamiento.
Días de confinamiento en Madrid. Es martes, pero parece un domingo de duro invierno. Fot. Olivier Rodriguez.

Madrid siempre se ha caracterizado por ser una ciudad alegre, dinámica y abierta a las personas que quieran disfrutarla. Tal vez, es ese espírito bohemio el que permenace en nuestros corazones y recuerdos, el mismo que impide que la veamos como una ciudad triste o solitaria. No, Madrid no está solitaria. Está anhelante y esperanzada. Late con fuerza y lo demuestra todos los días, a las ocho de la noche, con sus aplausos a los verdaderos héroes del mundo: nuestro personal sanitario. Los de aquí y los del todo el mundo, que tanto hacen por nosotros.

Los coches duermen, mientras llueve sobre la ciudad en un día típico de confinamiento. Foto: Olivier Rodriguez.

Hace varios días que llueve sobre Madrid. Presumo que la drástica reducción de la contaminación ha mejorado mucho la calidad del aire y la lluvia viene a recompensarnos. El campo y los agricultores, de los que dependemos totalmente, lo agradecerán. Mejor dicho, lo agradeceremos todos. Además, puede que la lluvia limpie las calles y se lleve una buena catidad de virus, agazapados en diferentes superficies exteriores.

En estos dias, las aves disfrutan de la tranquilidad del espacio abierto en Madrid. Fotog. Olivier Rodriguez.

Todos salimos favorecidos de la disminución importante que se ha producido en los niveles de contaminación ambiental, en Madrid y en todas las ciudades y pueblos del orbe. Recordemos que de la calidad del aire depende también nuestra salud. Y, al haber menos ruidos, podemos estar más relajados y dormir mejor, lo que nos facilita el luchar con mejores armas contra la pandemia. Otros beneficiados de esta especie de calma, son las aves. Vuelven a ser los reyes de los espacios abiertos. No nos queda más que disfrutra de la fiesta de sus cantos desde nuestras ventanas, o al sacar a nuestros perritos a hacer sus necesidades.

Más imágenes de Madrid en confinamiento.

error: Content is protected !!