Las mil vistas de Madrid

Hoy empezamos a hablarte de las mejores vistas de Madrid

Subimos a la Azotea del Círculo para disfrutar de las mejores vistas de Madrid

No se qué tienen las grandes ciudades que a todos nos gusta verlas desde las alturas. Sus techos, el horizonte infinito con sus montañas al fondo o un cielo abierto y azul. Si hay algo que nos gusta más que disfrutar de las mil vistas diferentes de una ciudad a la luz del sol, es disfrutar de esas mismas vistas, pero de noche. Se trata de contemplar la ciudad donde vivimos desde un punto de vista diferente; contemplarla desde arriba para reconocerla mejor desde abajo.

Algo mágico tiene ver una ciudad desde arriba. ¡Te sientes único y especial! y mientras más arriba, mejor te sientes, como si la posibilidad de poder disfrutar de un punto superior te convirtiese en un ser privilegiado y único.

Se trata de contemplar la ciudad donde vivimos desde un punto de vista diferente; contemplarla desde arriba para reconocerla mejor desde abajo.

Esa es la razón, según creo, por la que nos gusta subir lo más arriba posible, para contemplar una ciudad: La emoción. Los restauradores lo saben y, hoy en día, son muchas las propuestas que tenemos para disfrutar de veladas especiales en las alturas, teniendo como gran incentivo, el placer de contemplar las increíbles vistas del conglomerado donde vivimos habitualmente o, del que disfrutamos por temporadas, como turistas.

El el caso de Madrid, uno de esos lugares que nos permite emocionarnos con las mejores vistas de Madrid es el restaurante La Azotea del Círculo, ubicado en las alturas del edificio del Círculo de Bellas Artes (C/ Alcalá, 42). Este local es más famoso por las espectaculares vistas que se pueden disfrutar casi en 360º desde sus mesas que por su carta, bastante buena. La vista completa no es posible, porque un edificio más alto se atraviesa a la mirada. Pero, no obstante, siguen siendo magníficas.

La azotea del Círculo cuenta con varios ambientes, adaptadas a las necesidades de los visitantes. Los que simplemente quieren subir para echar un vistazo a la ciudad desde arriba, pagan una entrada y van directamente a la zona de las vistas. (se pueden adquirir directamente por Internet).

Los que tienen reservas, pueden disfrutar de una exquisita comida de altura e en el restaurante, atendido por personal atento y agradable. Su carta está bastante bien, con estupendas presentaciones y, al menos los platos que degustamos el día de la visita, preparadas con mucho arte y delicadeza.

Para después de la comida o cena, existen otras posibilidades, como sentarse cómodamente en unas tumbonas, dispuestas para disfrutar de la suave brisa que llega desde las montañas de Guadarrama, mientras se nos sirve un delicioso cóctel o una copa. Yo no tomo alcohol, pero pude observar que algunos clientes estaban ya cómodamente instalados, mientras los camareros les servían sendas copas a un lado de las tumbonas. Tampoco podemos olvidarnos de la música, que suena en todo momento, mientras la gente va con su cámara de un lado a otro, conversan o simplemente se entretienen, dejando perder su vista en las nubes que viajan sobre las montañas de la sierra de Madrid.

En fin, subir a la Azotea del Círculo es toda una experiencia. Yo recomiendo, particularmente, subir por las tardes, en verano. Los atardeceres son espectaculares según sus empleados, y se pueden tomar fotografías increíbles.

Para finalizar. ¿Quieres ver mi vídeo de las alturas de Madrid desde la Azotea del Círculo? Puedes verlo en mi canal de Youtube. El canal de Olivier Rodriguez.  Puedes Suscribirte y volver cada vez que publique un nuevo vídeo. ¡Eres bienvenido/a!

error: Content is protected !!