Como empezar a caminar o correr con ganas.

Haz que caminar o correr sea una verdadera delicia para ti con estos sencillos recursos

¿Quieres empezar a ponerte en forma y no sabes cómo? ¿No sientes placer por el ejercicio físico, pero necesitas empezar ya a perder peso y ganar salud? Hoy vamos a darte algunas herramientas sencillas y efectivas para que nada te detenga en tu camino a la mejora fisica, caminando o corriendo. Cambiando tu forma de pensar, lograrás maravillas.

Caminar o carrer es una es una delicia. Al menos eso decimos los que nos gusta ponernos las zapatillas y empezar a quemar calorías. Pero, una gran parte de la población no piensa lo mismo. Por diversas razones, hay personas que jamás han vivido la experiencia de caminar o correr, como rutina deportiva. Otros, empezaron con ganas alguna vez, pero abandonaron al poco tiempo. Si eres uno de estos seres incomprendidos, quiero que sepas que no debes darte por vencido. ¡Ponerte en forma es posible! Que no quepa ninguna duda al respecto. Pero, para lograrlo, hay ciertas cuestiones que debes tomar en cuenta antes de correr a la tienda deportiva más cercana a comprar la ropa necesaria. Y esas cuestiones están en tu mente. ¿Estás dispuesto/a a superarlas para empezar a ganar una nueva vida con el ejercicio? Vamos allá.

Si quieres obtener beneficios del deporte. Cambia tu mentalidad. es una de las claves.

Vamos a ver. Muchos seres pensantes creen que hacer deporte es ponerse a ello y punto. Pero, como ocurre con millones de cosas en la vida, el asunto va mucho más allá. Requiere un poco de meditación sobre lo que realmente quieres. Lo que te gusta. Y la estrategia que aplicarás para conseguirlo. Toma en cuenta que, si no sabes realmente lo que quieres, no puedes obtener resultados fiables, porque la suerte no juega en esta liga de la salud.

Bien sea hacer yoga, caminar o correr, el deporte exige constancia y dedicación en el tiempo.

Perder peso. Cambiar tu vida. Quemar calorías. Estar buena o bueno, como se dice popularmente, exige esfuerzo consciente. Requiere que estés dispuesto a sudar, a eliminar algunos hábitos y adquirir algunos nuevos, que sean útiles a las nuevas necesidades de tu cuerpo. Y eso no ocurre por arte de magia. El motor de lo que pueda ocurrir en este sentido eres tu mismo/a, al igual que serás tú tambien el que disfrutará de los beneficios. Sigamos leyendo…

Paso 1. Eres responsable de ti mismo. De tus decisiones. Lo que va a ocurrir, ocurrirá si quieres. ¿Estás preparado para pagar el precio?

A esto me refiero cuando digo que debes cambiar tu mentalidad. Debes verte como un hacedor de posibilidades, en vez de la persona que las ocultaba o se alejaba de las mismas. Como, por ejemplo, comer alimentos azucarados y sin vitaminas. Beber bebidas que no te aportan nutrientes, pero que, a cambio de tu dinero, te aportan grasa abdominal, caries o carencias en la microbiótica, es quitar posibilidades a tu existencia. Quitas calidad de vida. Eliminas años de felicidad. Borras la posibilidad de contar con músculos y huesos sanos y fuertes. Eso es eliminar un montón de posibilidades, ¿no te parece?

Estar dispuesto a pagar el precio de ganar salud quiere decir que estés preparado para ir avanzando con constancia y dedicación en el tiempo.
Que te informes y pienses sobre los deportes que te gustan. Que no pongas excusas para no abandonar el sofá a la hora de ponerte en marcha en el camino hacia la mejoría física.

¡Pero es que a mí no me gusta correr ni caminar! Dirán algunos. Entonces, tienes la opción de tomarlo como un paso de preparación previo a otro deporte. Por ejemplo, si quieres empezar a ir al gimnasio y levantar pesas, tomarte unos tres meses de preparación y fortalecimiento de tu cuerpo, a base de mover las piernas y el corazón te vendrán muy bien. Al empezar el gym te sentirás con más fuerza. Tu cuerpo estará más sano y levantar peso te sentará de maravilla.

Paso 2. ¿Saber lo que realmente quieres y lo que te gusta?

Quiero que sepas que muchas personas no corren o caminan porque les gusta. Eso de que sudar y exigirse cada vez más a si mismo es una delicia, no siempre es verdad. ¡Pero lo importante es saberlo y estar dispuesto a pagar el precio! Muchos deportistas caminan o corren como prepración para otros deportes. Otros, convierten estas actividades en su entrenamiento preferido para perder peso, ganar resistencia y mejorar su salud. Si corres o caminas, no tienes porqué sentirte enamorado de estos deportes, pero sí tienes que saber con exactitud porqué las realizas. Piensa en los beneficios que consigues, más que en el esfurzo que te exigen. Ten en cuenta que para lograr beneficios a largo plazo, conviene centrarse en las recompensas, placeres y gustos que obtienes al caminar o correr (y lo mismo con cualquier otra actividad deportiva).

Veamos algunas recompensas positivas de correr, caminar (o practicar tu deporte favorito

  • Caminas porque… Te sientes a gusto contigo mismo. Porque quemas muchas calorías. Porque ves que vas obteniendo los resultados que quieres. Porque ya no te cansas en tu trabajo. Porque ahora duermes mejor desde que corres cada dos días.
  • Corres porque… Sientes que las endorfinas se disparan y te sientes feliz. Porque ya no te cansas cuando haces el amor. Porque eres capaz de jugar con tus niños con más habilidad.
  • Caminas porque… Ahora estás más delgado/a. Porque ya no piensas en el tabaco. Porque te concentras mejor en tus estudios. Porque te ayuda a mejorar tu capacidad respiratoria.
  • Corres porque… Te sientes más relajado y tranquilo. Porque cuando corres, tambien meditas. Porque ves el mundo de otra forma. Porque te sientes más optimista.

Cada persona sabe, o debe saber, lo que realmente le hace feliz. Encuentra el motivo por el que quieres correr o caminar y los beneficios que realmente te aportan. Si fijas tu atención en lo positivo y pasas de excusas, el hábito de realizar deporte se convertirá en una acción maravillosa para ti, tu mente y tu cuerpo. En pocos meses, saldrás a recorrer el parque sin apenas esfuerzo, disfrutando cada momento del deporte.

Paso 3. Constancia y la dedicación = Exito.

En el deporte y la vida saludable, el hábito sí que hace al monje. El compromiso debe ser contigo mismo. Ya sabes lo que quieres. Y tambien sabes que para lograrlo hay que sudar. Aprender nuevos hábitos y eliminar algunos viejos e improductivos. Ahora, debes establecer un compromiso contigo mismo. El compromiso de ser constante y dedicado. Nada se logra con sólo desear. La acción es el compromiso. El no ponerse excusas para volver a la comodidad sol sofá o atiborrarse de calorías vacías.

Establece una hora para salir a correr o caminar. Tres veces a la semana, con sesiones cortas, pero progresivas, te permitirá tomar conciencia de tus capacidades. Poco a poco irás mejorando. Pero para lograr buenos resultados, hay que exigirse siempre llegar mas lejos. Disfruta tu propia compañía cuando haces deporte. Aprede de ti mismo y de tu actividad y, en poco tiempo, verás resultados positivos. Descansa. Come sano. Sé optimista. Recuerda que el éxito sólo es de los decididos y de los que saben lo que quieren.

Debes verte como un hacedor de posibilidades, en vez de la persona que las ocultaba o se alejaba de las mismas.

Olivier Rodriguez.
Artículos Relacionados
¿Te cuesta estar relajado cuando más lo necesitas? Hoy hablamos de eliminar tensiones. Os traemos
Cómo cambiar tu vida caminando con recursos sencillos y prácticos. ¿Te cuesta hacer deporte? Empieza
La sopa fría con tomate más deliciosa del mundo. Una sopa rica en nutrientes e
Patones de Arriba es uno de los pueblos más turísticos y encantadores de Madrid. ¡Es

1 comentario en “Como empezar a caminar o correr con ganas.”

  1. Hola, amigos. En esta oportunidad hablamos de algunos recursos para motivarnos y ganar confianza en nosotros mismos a la hora de empezar a caminar o correr. ¿Qué te ha parecido el artículo? ¿Te ha sido útil? Espero tu comentario. Gracias…!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

error: Content is protected !!