Viajar es cuestion de ganas | Viajes. Paseos y experiencias.

Alquézar Mágico

Alquézar Mágico. Huesca

Pueblos medievales de España

   Existen pueblos en España que tienen una belleza especial, tan deslumbrante y llamativa que podemos llamarla mágica. Es el adjetivo que merece el pueblo del que hablaremos en esta reseña. Alquézar, en Huesca, comunidad de Aragón: Arquézar Mágico. Una villa que disfruta de un entorno increíble en el pie de monte aragonés, y que, todo visitante de Huesca tiene que conocer.

Podemos decir que la villa de alquézar es uno de los grandes tesoros del Parque Natural de la Sierra y los cañones de Guara, dos destinos muy visitados en la actualidad. Pasear por sus casco antiguo, hoy en día patrimonio histórico artístico, es vivir una vuelta al pasado medieval, con sus construcciones casi intactas y sus edificios monumentales que nos hablan de una época que a todos nos parece tan misteriosa y enigmática.

Alquézar mágico. Villa de Alquézar, Aragón, España.

Al llegar a la villa de Alquézar, el visitante se sorprende ante un panorama abierto y de gran belleza. Por un lado, las montañas infinitas, con su azul intenso y profundo. Por el otro, la línea que forman las casas de la principal calle del pueblo que se convierte en una gran terraza, con vistas a los llamativos montes pirenaicos y a los olivares del pueblo.

Más adelante, la mirada agradece mucho más la caminata. Nos encontramos con el magnífico paisaje que crean la iglesia parroquial de San Miguel Arcángel, con la figura imponente de la Colegiata de Santa María La Mayor, asentada en una montaña, desde donde domina toda la villa y gran parte de la comarca del Somontano.

La Villa de Arquézar se encuentra en una ubicación perfecta y privilegiada para quienes desean convertirla en el punto de partida para otros planes. Desde allí, existen rutas especiales para disfrutar del barranquismo, aumentar un poco más nuestra cultura enológica o darse algunos paseos por los grandes monumentos de la localidad, como los ya mencionados.

Para comer bien no hay problemas, puesto que nuestro Alquézar mágico es pródigo en buenos restaurantes, con comida tradicional de la zona, la mejor forma de adentrarse en la cultura culinaria de una de las regiones más interesantes de España.

¿Cómo llegar a Alquézar?

La preciosa villa de Alquézar se encuentra a sólo 50 kilómetros de la ciudad de Huesca. Si estás te encuentras vacacionando en la capital de la comunidad de Aragón, tal vez consideres reservar medio día para visitar uno de los pueblos con más encanto de Aragón: Alquézar. Para cualquier duda, en la web del ayuntamiento de la villa podréis encontrar buena información. También os recomendamos echar un vistazo a mi vídeo en Youtube, lo cual os dará una mejor idea sobre la villa.

www.alquezar.org
C/ Iglesia s/n – 22145 Alquézar (Huesca)

Jaca, paraiso de Huesca

Jaca, paraíso de Huesca

Jaca, ciudad capital de la Jacetania. ¡Te invitamos a conocerla!

  Tranquila y ajetreada a la vez. Turística, pero acogedora. Sencilla y con un toque brillante de modernidad que la hace especialmente agradable. La ciudad de Jaca, es uno de los grandes tesoros de Aragón, norte de España, que no debes perderte, si quieres disfrutar al máximo de esta región de los Pirineos. En este artículo, hablamos de Jaca, paraíso de Huesca. Y, de paso, te damos algunas recomendaciones sobre qué ver en la ciudad. Así que no te lo pierdas.

Qué ver y disfrutar en Jaca, paraíso de Huesca

Jaca es una ciudad conocida, incluso internacionalmente, por sus excelentes pistas de esquí (estaciones de Astún y Candanchú). Los amantes de los deportes de invierno, cuentan allí también con otro establecimiento para la práctica del esquí: el Palacio del Hielo de Jaca. Pero, ahora, muchos visitantes también descubren en Jaca, paraíso de Huesca, como territorio de la buena gastronomía, un lugar donde se puede ir a veranear y disfrutar de un clima nada caluroso y agradable, que cuenta con múltiples opciones de ocio que abarca muchos sectores diferentes.

Ciudadela de Jaca - Huesca.

Ciudadela de Jaca

Situada en plano casco urbano de la ciudad (Avenida del Primer Viernes de Mayo), la Ciudadela de Jaca es uno de los grandes monumentos historico-artísticos de España, que no puedes dejar de visitar. Se trata de una antigua fortaleza defensiva, que se empezó a construir en el año 1592. ¿Porqué vale la pena conocerla? Porque es un edificio de gran belleza arquitectónica. Es agradable darse un paseo por sus jardines exteriores, disfrutar de la belleza de los ciervos que viven en el foso y observar el puente que lleva a la entrada de la fortaleza. Todo, un conjunto medieval que nos sumerge en un escenario de película, en directo.

El interior, es aún más espectacular. Plaza de armas, el cuartel, las dependencias y, sobre todo, la Iglesia de San Pedro y el Museo de Miniaturas de Jaca; una interesante colección de soldados de plomo, orgullo de la ciudad y que teatralizan distintos episodios de guerra.

Catedral de San pedro - Jaca

catedral de Jaca

La Ccatedral de San Pedro de Jaca es uno de los recintos religiosos que podrás visitar en la ciudad, si te gusta el arte románico, pues alberga en su interior el Museo Diocesano de Jaca. Verdaderos tesoros del arte románico pictórico. Lamentablemente para nosotros, no pudimos entrar a este museo, tan recomendado en la zona.

Jaca - ciudad paraiso

Monasterio San Juan de la Peña

Si existe un monumento que puedo recomendar con contundencia a los ruteros y amantes de los tesoros de la antigüedad, ese es el Real Monasterio de San Juan de la Peña, situado cerca de la villa de Santa Cruz de Serós, subiendo por el Monte Oroel.

El camino nos lleva a dos grandes monasterios. El que ocupa estas líneas y otro, a más altura, llamado Monasterio Alto, al que seguramente nos referiremos en otra oportunidad. El Monasterio bajo, o el de San Juan de la Peña, es un edificio impresionante, casi todo de estilo románico, con columnas, panteón y salones de gran belleza. Se trata de un lugar, para mí casi mágico, que invita a la contemplación tranquila, descubriendo detalles y disfrutando de las vistas que se disfrutan desde su “balcón”, la antigua sala del claustro, con sus hermosas columnas, ricamente decoradas.

Dónde comer y tomar unos buenos dulces de la zona

Muy cerca de la Catedral de Jaca, hay un sitio que descubrimos por casualidad. Y que nos gustó mucho. Se trata de Bodegas Langa. Por lo que hemos podido ver, se trata de un lugar emblemático en la ciudad y su comida está muy buena. Podéis ver su página web. Mención aparte merece su decoración, y los exquisitos productos que venden en su interior.

Para tomar algunos dulces, qué mejor que Pastelería La Suiza, con sus cristaleras tan llamativas y alegres. Su ubicación: Plaza Mayor, 40. Jaca. la señora que nos atendió fue super amable y, además, nos obsequió dos besitos de coco. ¡deliciosos!

Espero que disfrutéis al máximo vuestro próximo viaje a Huesca, Aragón. ¡Hasta el próximo post!

Monasterio San Juan de la Peña

Monasterio San Juan de la Peña. Joya del románico en los Pirineos.

El Monasterio San Juan de la Peña se encuentra rodeado de un bosque impresionante, a tan sólo media hora de la ciudad de Jaca, Huesca.

El Pirineo Aragonés no se anda con chiquitas, no. Allí, todo es grandioso. Sus enormes montañas, sus bosques infinitos, sus colores impresionantes, sus vistas que nos dan aliento, llenando los pulmones de aire limpio y maravillando nuestros ojos con cada detalle. Uno de esos detalles, magnífico, por cierto, es el del Monasterio San Juan de la Peña, una joya de los Pirineos que el viajero no puede dejar de lado.

Lo primero es llegar a la villa de Santa Cruz de Serós, perteneciente a la comarca de Jacetania, no muy lejos de la ciudad de jaca, Huesca. Se trata de un pueblecito situado en un punto privilegiado del Aragón, rodeado de hermosas campiñas, por un lado y, por otro, de las montañas que forman la Sierra de San Juan de la Peña, que nos permiten disfrutar de bellos paisajes y algunos edificios religiosos. Es recomendable hacer una parada en el pueblo, para comer algo o asearse.

Al dejar Esta villa, el viajero debe seguir ruta, subiendo unos ocho kilómetros, hacia el Monte Oroel, que alberga los Monasterios viejo y nuevo. Es al llamado viejo, al que nos referimos en este post, al monasterio benedictino de estilo románico de San Juan de la Peña, incrustado desde el siglo XI en una enorme roca que utiliza como una de sus paredes y parte del techo, aportando al edificio un aire de misterio y rareza que ya forma parte de su atractivo.

Panteón del Monasterio San Juan de la Peña

Panteón de los Reyes. Fotografía: Juan Louzao.

¿Qué se puede disfrutar en este monasterio? Como siempre. cada viajero puede fijar su atención en detalles diferentes. Subiendo la empinada escalera de la derecha, se llega a una pequeña parte de la montaña, desde donde se disfrutan de hermosas vistas del edificio y, a la vez, se pueden realizar fotografías y vídeos con comodidad. Desde ese punto, el encuadre sobre las columnas del antiguo patio del monasterio, con sus columnas decoradas, es perfecta.

La entrada al antiguo monasterio se realiza por el otro extremo, cercano al punto de información y venta de entradas. Lo primero que se me vino a la mente, al ver el primero y amplio recinto, es el de estar viendo una catedral ancestral, con sus arcos y los espacios para su altar. Los arcos y las paredes contienen detalles de gran belleza, pertenecientes a la sala del concilio y la iglesia pre-románica.

Claustro de las columnas del Monasterio San Juan de la Peña

Sala del Claustro del monasterio. foto: Olivier Rodriguez.

Pero la joya del monasterio son las columnas del claustro, al menos para mí. Esa zona, desde donde se puede respirar un ambiente de tranquilidad y paz inigualable, contiene los detalles de mayor belleza del edificio, con las columnas ricamente decoradas, con detalles religiosos que confieren al lugar una majestuosidad única. Me daba la impresión de estar en un salón o terraza que en un tiempo de la historia había sido muy cuidado, con gran movimiento de personas y mucha vida. Merece la pena estarse allí unos minutos, mientras se disfruta de esa paz, meditando sobre cada detalle y, también, observando la riqueza de los paisajes, que se pueden disfrutar desde esa altura.

En fin, invito a los lectores a descubrir por si mismos la belleza del Monasterio de San Juan de la Peña. Toda la zona está repleta de tesoros arquitectónicos y escultóricos, que hay que disfrutar. Saludos a todos y, hasta el próximo post.

Cómo llegar al Monasterio San Juan de la Peña

Desde Jaca: Nacional N-240 dirección Pamplona y A-1603 a Santa Cruz de la Serós
Desde Pamplona: Nacional N-240 dirección Jaca y A-1603 a Santa Cruz de la Serós
Desde Zaragoza: Autovía A-23 hasta Huesca y Nacional N-330 a Jaca
Desde Francia: Nacional N-260 Francia-Puerto del Portalet-Sabiñánigo y N-330 a Jaca
Nacional N-330 Francia-Tunel Internacional del Somport-Jaca

Hemos creado un vídeo de nuestro paseo por el Monasterio San Juan de la Peña. Puedes verlo en nuestro CANAL DE YOUTUBE. Si te suscribes, nos será de mucha ayuda.