Cómo cambiar tu vida caminando con recursos sencillos y prácticos.

¿Te cuesta hacer deporte? Empieza a cambiar tu vida caminando poco a poco, con estos útiles consejos.

Es posible cambiar tu vida caminando. Se viene diciendo desde hace décadas en los medios de comunicación. Las estanterías de bibliotecas y librerías están repletas de libros escritos por especialistas deportivos. Los médicos prescriben miles de recetas a diario con el mismo mandato divino y saludable: “Cambia tu vida caminando. Tienes que empezar a hacerlo ya”, dicen a sus pacientes.

Para nadie, en nuestros días de redes sociales hiperactivas y la abundante oferta de eventos deportivos en nuestros pueblos y ciudades, es un secreto que caminar es vida y crea hábitos de higiene indispensables y necesarios para el cuerpo y la mente. Los mismos hábitos que, a la larga, mantienen las arterias y el corazón saludable, el espíritu alegre y un cerebro despierto y con neuronas en perpetua renovación.

Caminar es vida. Empieza a cambiar tu vida caminando con estas sencillas herramientas.Entonces, dicho esto, ¿Porqué es tan difícil para algunas personas empezar a cambiar su vida caminando? Si no te gusta hacer deporte, pero entiendes que debes empezar a hacerlo por tu propio bien, tienes que empezar a arraigar este hermoso hábito en tu vida. A continuación voy a darte algunos tips que, puestos en práctica poco a poco, pero sin dilación (quiero decir ¡Ahora mismo!) van a empezar a mejorar tu salud, tu cuerpo y mente. Si tienes alguna duda aún de que cambiar tu vida caminando es posible; apunta estas sencillas herramientas y date a ti mismo un  periodo de prueba. ¡Estarás encantado/o con los resultados!

Sólo tú puedes cambiar tus propios hábitos. ¡Nadie lo hará por ti!

Lo primero que hay que entender a la hora de empezar a crear hábitos de vida saludables es que sólo tú puedes hacerlo por ti mismo. Nadie más. Por lo tanto, no pasa nada si otras personas no te apoyan. Si tu pareja prefiere quedarse en el sofá o si no encuentras a nadie para que te acompañe a caminar. los beneficios de andar a diario los vas a notar en tu cuerpo, no en el de otros. Por lo tanto, que permanezca en tu mente la idea que hacer deporte es un hábito personal, como lavarse los dientes o ducharse.

A todos nos gusta sentir que otras personas nos apoyan. Si ese es tu caso, disfrútalo. Pero no siempre vas a encontrar gente que te anime a seguir adelante. Tendrás que ser tu mismo/a el que logre la motivación suficiente para empezar a caminar y luego ir aumentando la distancia recorrida. Si perseveras y logras convertir el acto de salir a caminar, en uno de los hábitos indispensables de tu vida. Ya habrás subido el primer escalón del éxito. Recuerda: son los hábitos los que hacen a los campeones. Pero sólo los campeones crean y viven sus hábitos.

Si perseveras y logras convertir el acto de salir a caminar, en uno de los hábitos indispensables de tu vida. Ya habrás subido el primer escalón del éxito. Recuerda: son los hábitos los que hacen a los campeones. Pero sólo los campeones crean y viven sus hábitos.

Aprende a fijar un hábito y tener la motivación necesaria para caminar a diario

Un hábito se crea con fuerza de voluntad y confianza en si mismo. Pero, sobre todo, con placer. Si logras relacionar sentimientos de placer con el deporte que te gusta, bien sea caminar, correr o jugar al tenis, por ejemplo, entonces tendrás más posibilidades de que un hábito saludable se quede en tu vida cotidiana. Caminar es un acto que muchas veces hacemos de forma inconsciente. Pero tendrás que empezar a hacerlo con conciencia. estando alerta a tus sentimientos. Relacionando la actividad con detalles de tu agrado. Por ejemplo: ¿te gusta mirar el paisaje? Pues disfruta lo que ves, mientras caminas por el parque. De esta forma, tu cerebro relacionará el acto de caminar con el placer. Te animarás a hacerlo todos los días a gusto. Casi sin darte cuenta, tendrás un nuevo hábito en tu vida que estará trabajando a tu favor.

Utiliza el refuerzo negativo cuando necesites un empujón para cambiar tu vida caminando. El dolor de no hacer lo que debes

Yo lo llamo refuerzo negativo. Relacionar dolor con el hecho de no hacer lo que tengo que hacer. Por ejemplo. Sé positivamente que si me quedo en casa cuando llega el momento de irme al gimnasio, voy a sufrir. El hecho de saber lo incómodo que me sentiré si no hago deporte me da un toque de motivación necesaria para ponerme ropa cómoda e ir a quemar calorías. Puede que utilizar esta herramienta efectiva te cueste mucho al principio, pero todo se logra a base de constancia y dedicación. Con la repetición, el esfuerzo será mínimo y las recompensas enormes.

Así como debemos aprender a relacionar el hecho de salir a caminar con algo positivo y placentero, tendrás que relacionar el hecho de no cumplir con tu rutina con un dolor, el de decepcionarte ti mismo, por ejemplo. El dolor de no hacer lo que sabes que tienes que hacer para ser feliz y, sobre todo,estar sano, tiene que ser tan fuerte que te obligue a salir a andar. Cambiar tu vida caminando es posible. Pero hay que poner a prueba la fuerza de voluntad y el entusiasmo.

Refuerza tus hábitos: disfruta del placer de caminar

Vamos a ser claros. A muchas personas no le gusta hacer deporte. Se sienten solos. No saben para qué se esfuerzan. No sienten la suficiente motivación. Eso es así y lo seguirá siendo. Para empezar a cambiar esa situación están estos sencillos recursos. Sabemos que funcionan porque muchos los hemos utilizado. El placer mueve al mundo. Por eso, insistimos, tienes que aprender a disfrutar del sencillo acto de caminar como deporte, para quemar las suficientes calorías y tener una salud de hierro.

Es importante que mantengas en tu mente el motivo de porqué haces lo que haces. Por salud. Pero también tienes que disfrutarlo, para que tu cerebro establezca las conexiones neuronales que le permitan relacionar placer con el hecho de salir a andar. Y, por supuesto, dolor con el hecho de no hacerlo. Eso requiere tiempo, pero debes hacerlo desde ya.

¿Y cómo disfrutar de tus planes de andar como deporte si no te gusta el deporte? Sin duda tendrás que poner mucho de tu parte. Puede que una lista de los beneficios de caminar te ayude a ver las cosas más claras y a motivarte.

  • Caminar te permite ver gente y cómo visten, en el caso que te guste la moda.
  • Andas te ayuda a quemar calorías. Mientras más lo haces más delgado/a y en forma te sentirás.
  • Salir a caminar, como rutina deportiva, libera endorfinas y otras hormonas. Necesarias para hacerte más feliz y optimista.
  • Caminar te ayuda a tonificar todos los músculos del cuerpo. Cuando lleves un mes haciéndolo cinco veces por semana, verás el milagro: tus músculos estarán más flexibles y fuertes.
  • Andar al aire libre aportará a tu piel un tono bronceado y sano. Recuerda: debes usar protección solar. Pero aún así, te verás más joven y radiante.
  • Más vitamina D para tu cuerpo. Es una sustancia básica para huesos y otras funciones del cuerpo, así que, debes permitir que los rayos lleguen a tu físico unos 10 minutos diarios. Caminar es la mejor forma de hacerlo.
  • Andar te hace más sociable. No es cuestión sólo de caminar. Casi todos lo deportes lo hacen. Disfrutas más de la vida y eso hace que te vuelvas más receptivo a las personas.

¿Quieres más razones para cambiar tu vida caminando? Hay muchas más. Pero lo mejor será que las descubras por ti mismo/a mientras practicas el deporte. No hay excusas posibles. Ponte ropa cómoda y vete al parque más cercano. Utiliza los recursos que te hemos dado. Encuentra lo que te hace feliz al hacer tu deporte y disfruta de la vida. ¡El cambio es posible!

 

error: Content is protected !!